30 de enero de 2015

Pasarelas de estrellas

NGC 7714 es una galaxia espiral situada a 100 millones de años luz de nosotros, esto es, unas 50 veces más alejada que la galaxia de Andrómeda, pero muy cerca hablando en términos de vecinos cósmicos. Esta galaxia tuvo que ser testigo de algún evento violento en su pasado reciente. Indicios de aquella brutalidad se pueden encontrar en la extraña forma de sus brazos y en la humeante niebla que se extiende desde el centro galáctico.

Imagen 1: Composición a base de imágenes tomadas por el Hubble en una amplia gama de longitudes de onda revelando la correlación de las nubes de gas y las estrellas en la galaxia. Créditos: NASA/ESA. Agradecimientos: A. Gal-Yam (Weizmann Institute of Science).

¿Qué pudo causar estas deformidades? La culpa la tiene una pequeña galaxia compañera llamada NGC 7715. Hace unos 100-200 millones de años las dos galaxias estuvieron muy juntas y comenzaron a perturbarse la una a la otra cambiando su morfología. El resultado de esta interacción entre NGC 7714 y NGC 7715 se conoce como Arp 284.

El anillo y las dos largas colas de estrellas que han emergido de NGC 7714 son el resultado de esta perturbación que ha llegado a crear un puente entre las dos galaxias, actuando como pasarela y canalizando material desde NGC 7715 hacia su gran compañera. De esta forma se alimentan zonas de formación estelar donde la mayoría están concentradas en el luminoso centro galáctico, aunque en cualquier lugar de la galaxia están brotando nuevas estrellas.

Imagen 1: Composición de imágenes captadas por el telescopio Espacial Hubble con los instrumentos WFC3 (Wide Field Camera 3) y ACS (Advanced Camera for Surveys):
- Banda Ultravioleta (filtro U @ 390 nm – WFC3)
- Banda Ultravioleta (filtro U @ 300 nm – WFC3)
- Banda Óptica (filtro R @ 606 nm - ACS)
- Banda Óptica (filtro I @ 814 nm - ACS)

Referencias:
- The tell-tale signs of a galactic merger.
- Hubble Space Telescope.

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.
National Geographic Oferta 

29 de enero de 2015

Una bestia con la cabeza muy gorda

El catálogo de Messier comenzó a fraguarse en 1774 como una iniciativa del astrónomo francés Charles Messier para clasificar objetos que parecían cometas pero que no lo eran y así evitar confusiones. Esta iniciativa se ha convertido, posiblemente, en el catálogo astronómico más famoso.

Pasados algo más de 200 años desde que se fraguó ese catálogo, fueron descubiertos objetos alargados parecidos a cometas desde Australia con el telescopio británico UK Schmidt Telescope. Hablamos del año 1976. Rápidamente se supo que no eran cometas, pero por su similitud se les llamó "glóbulos cometarios".

Fueron localizados en la nebulosa Gum, una enorme mancha de gas donde se aprecian densas cabezas junto a oscuras y polvorientas colas largas de escasa luz apuntando todas ellas al remanente de supernova de la Vela, ubicado éste en el centro de la nebulosa.

Una de esas cabezas es la denominada CG4, situado a 1.300 años luz en dirección a la constelación de Puppis:

Imagen 1: Glóbulo cometario CG4 captado por el VLT (Very Large Telescope) de ESO. Aunque en la fotografía parece grande y brillante, en  realidad se trata de una nebulosa débil, difícil de observar. Créditos: ESO.

CG4 se podría asemejar a la cabeza de una gigantesca bestia con las mandíbulas abiertas listas para devorar. Sería una cabeza muy grande: 1,5 años luz de diámetro.

La cola del glóbulo mediría unos 8 años luz de largo y comparados con una bestia de nuestro planeta, sería gigantesca, aunque comparado con los estándares astronómicos estaríamos hablando de una nube pequeña. Pero la pequeñez es una característica general de los glóbulos cometarios.

Imagen 2: Amplio campo del cielo que rodea al glóbulo cometario CG4. Créditos: ESO/Digitized Sky Survey 2.
Esta imagen proviene del programa Joyas cósmicas de ESO, una iniciativa de divulgación que pretende producir imágenes de objetos interesantes, enigmáticos o visualmente atractivos utilizando telescopios de ESO, con un fin educativo y divulgativo. El programa hace uso de tiempo de telescopio que no puede utilizarse para observaciones científicas. Todos los datos obtenidos también están disponibles para posibles aplicaciones científicas y se ponen a disposición de los astrónomos a través de los archivos científicos de ESO.
Referencias:

Imagen 1: Composición de imágenes obtenidas con el instrumento FORS1 instalado en el VLT en los siguientes filtros:
- Banda Óptica (filtro V @ 557 nm)
- Banda Óptica (filtro R @ 655 nm)
- Banda Óptica (filtro H-alfa @ 660 nm)
- Banda Óptica (filtro B @ 440 nm)

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

National Geographic Oferta 

28 de enero de 2015

La mejor imagen de Ceres

¿Has desayunado cereales? Vaya pregunta para encabezar un post de astronomía... Pero sigue leyendo. La palabra cereal procede de Ceres, dios romano de la agricultura, que da nombre al planeta enano descubierto en 1801 por el astrónomo Giuseppe Piazzi. Familiarízate con el dios romano porque en las próximas semanas va a aparecer en tus desayunos, comidas y cenas. Y no será en forma de cereales.

Centrándonos en el pequeño planeta, y como ya os comenté en el blog, la sonda Dawn (NASA) pronto tomaría la mejor imagen de Ceres jamás vista hasta ahora. Pues bien... ¡ese momento ha llegado! La imagen fue tomada a 237.000 Km el pasado 25 de enero.

Imagen 1: Ceres captado por Dawn el pasado 25 de enero. Créditos: NASA/JPL-Caltech/UCLA/MPS/DLR/IDA.

Los mejores 43 píxeles

Los 43 píxeles de ancho que muestra Ceres supone más de un 30% de la resolución obtenida por el telescopio espacial Hubble cuando fotografió al planeta enano, aunque por aquel entonces, 2003-2004, todavía era un asteroide. Eso sí el telescopio estaba más de mil veces más alejado que Dawn: 241 millones de Km.

Las nuevas imágenes de Dawn revelan una mancha blanca en el planeta enano y sugieren algunos cráteres sobre todo en el hemisferio sur. El Hubble ya vislumbró esa mancha aunque su naturaleza es todavía desconocida.

Imagen 2: Ceres y Vesta captados por el telescopio espacial Hubble. Créditos: NASA/ESA.

"Nos agrada poder aprender sobre Ceres con Dawn y compartir nuestros descubrimientos con el mundo", afirma Robert Mase, project manager de Dawn en el JPL (Jet Propulsion Laboratory) de la NASA en Pasadena (Estados Unidos).

Algunos científicos creen que pudo tener un océano bajo la superficie en el pasado, pudiendo quedar restos bajo su manto. El próximo 6 de marzo cuando Dawn entre en órbita alrededor de Ceres será el momento de intentar resolver esa y otras cuestiones.

Referencias:
- NASA's Dawn Spacecraft Captures Best-Ever View of Dwarf Planet
- Ceres from Dawn Photojournal
- Hubble Images of Asteroids Help Astronomers Prepare for Spacecraft Visit

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

National Geographic Oferta 

27 de enero de 2015

El asteroide que no viajaba solo

2004 BL86. Así de enrevesado es el nombre del asteroide que nos visitó ayer. Sus 325 metros lo convierten en el más grande de los que nos han "visitado". En su máximo acercamiento el asteroide ha pasado a 1,2 millones de Km, esto es, tres veces la distancia Tierra-Luna.

Desde la Tierra, los privilegiados que han podido observarlo con sus telescopios, se ha desplazado a una velocidad de 56.000 Km/h apreciándose desde aquí un movimiento de 2.5º por hora, o lo que es lo mismo, cada hora recorrió el tamaño que ocupan en el cielo 5 lunas seguidas vistas desde la Tierra.

Parece ser que el asteroide no viaja solo, sino que está acompañado por una pequeña luna de unos 70 metros de diámetro que ha sido detectada con el radiotelescopio de 70 metros en la estación de Goldstone (Estados Unidos) y perteneciente a la DSN (Deep Space Network).

Imagen 1: Fotograma del vídeo creado por la NASA donde se aprecia el asteroide 2004 BL86 con su satélite. Créditos: NASA/JPL-Caltech.

Los científicos estiman que aproximadamente el 16% de los asteroides superiores a 200 metros tienen al menos un satélite a su alrededor, y ahora con los avances que estamos teniendo en las tecnologías observacionales podremos observar más claramente esos satélites.

Si hoy somos capaces de resolver un satélite de 70 metros situado a más de un millón de Km, imaginaros lo que podremos hacer en diez años...
 
Puedes ver el vídeo compuesto por la NASA del asteroide 2004 BL86 aquí: http://www.jpl.nasa.gov/video/details.php?id=1357
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.
National Geographic Oferta